Ciclo / Festival “Estaciones Sonoras de Invierno”​: el encanto, el calor y el carisma de las pequeñas ediciones.

Esta crónica no pretende apabullar con los números ni los logros de este ya no tan humilde festival multiactividad llamado Estaciones Sonoras. Como se suele decir, “los números cantan” y en esta decimosegunda edición lo han vuelto a hacer. Con las entradas vendidas semanas antes del día, sólo vamos a relatar la experiencia de personas que volvimos a vivir un día inolvidable el Sábado 3 de Febrero de 2018. Y con este ya van unos cuantos rotulados con el nombre de Estaciones Sonoras.

Este Sábado en cuestión, Cascante amaneció con un frío casi insultante. El preparativo del evento matinal en la bodega Malón de Echaide se hizo bastante cuesta arriba. En la zona del almuerzo, volaban servilletas y cortar el pan se convertía en deporte de riesgo. Aun así, nos calentaban las sonrisas del equipo de voluntarios que, una vez más, permite que esto sea posible. Hay quien se pregunta por “el milagro de Estaciones Sonoras”. No hay ningún milagro: hay VOLUNTARIOS ÚNICOS, PERSONAS EXCEPCIONALES.

En la bodega, todo estaba casi preparado. Poco más se tardó en tenerlo todo en su sitio, antes de que empezaran a llegar los invitados. En el txoko, las monitoras esperaban para recibir a los más pequeños que participarían en el taller titulado “Descubriendo la bodega”. En la entrada de las oficinas, se disponían las mesas de recepción del público, merchandising y un improvisado guardarropa al que no le faltaba detalle. La sala del concierto, preparada con antelación, se calentaba con dos enormes estufas. Cada uno se ocupaba de su asunto (barras, limpieza, entradas, taller, almuerzo, redes sociales, atención de los artistas, venta de merchandising) sin perder la sonrisa, con nervios e ilusión a partes iguales.

Son las 10:30 horas y el público se arremolina en un chaflán de la bodega para resguardarse del cortante viento. Comienzan las visitas guiadas, divididas en dos grandes grupos de gente, en las que se recorre la vieja bodega que echó a andar como cooperativa en 1951. Hoy, como puede comprobar el público asistente, mantiene la belleza de lo antiguo y se proyecta al futuro con los más modernos equipamientos. Un recinto de 27.000 m2  con capacidad para 12.000.000 litros y 2.000 barricas que, como bien explicaba Bernardo Arnedo, responsable de Calidad de la bodega, “no se puede conocer en su totalidad en media hora, pero sí en las visitas guiadas que ofrece la bodega de lunes a sábado a las 11,00 horas con cata de vinos”. Seguro que muchos de los que estuvimos allí, repetiremos.

Fotografías que hablan por si solas, que muestran el trabajo profesional de Pablo Gomara Donlo, éste pasado 3 de Febrero…

Posted by Estaciones Sonoras on Monday, February 5, 2018

Al mismo tiempo, los niños y niñas aprenden el proceso de elaboración del vino de forma diferente, siendo los protagonistas de sus hallazgos en el taller “Descubriendo la bodega”. El equipo de monitoras explica y dispone materiales con los que pintan el mural colectivo que acaba armándose al final del taller: una parra con todos los dibujos que se cuelga para el disfrute de los asistentes. Por si fuera poco, los/las participantes se llevan su bolsa de chuches, cortesía de Caramelo.

Tras enterarnos de la historia y el funcionamiento de la bodega, así como de la elaboración del vino, llegó el tiempo del almuerzo. Nos lanzamos a por la panceta y la chistorra asadicas a la brasa y regadas por los nuevos vinos Malón de Echaide: tinto, blanco y rosado. La carne, de Cascante, de las carnicerías locales con historia Laseca (exquisita brocheta de pollo) y Hermanos Lizarbe (deliciosa panceta y chistorra). Conversamos con vecinos y forasteros mientras, de fondo, Moncayo se nos escondía entre las nubes. Ya no había más frío, nadie volvió a quejarse. Era el momento de los brindis y el calentamiento de motores para el concierto de Depedro (quien, por cierto, ya estaba haciendo la prueba de sonido). Varios intentos nos costó arrastrar a la gente hacia la sala de la bodega de lo “a gusto” que estaban conversando y almorzando.

Cuando comenzó a sonar la música de Depedro, el público entró en trance. Y no nos referimos a un trance químico e involuntario. ¡La gente se lanzó a mecerse con la música, a dar palmas, a cantar los coros! El músico de Aluche crecido en todo el mundo se metió a todos y cada uno de los asistentes en el bolsillo con la poderosa arma de su voz y con su aliada, la guitarra. Pateaba el escenario como nuestros corazones latían, él conocía el compás. Desgranó su último trabajo, “El pasajero”, con canciones como “Panamericana”, “La casa de sal” o “Ser valiente”. Nos envolvió con antiguas grandes canciones como “Un hombre bueno”. Terminó por enamorarnos con “La llorona” de Chavela Vargas, coreada por el público como himno.

La voz de Jairo reverberaba en el vino y en la atmósfera. Los más jóvenes de la sala, que como siempre ocupaban las primeras filas, se dejaron embelesar por la música para orgullo de los mayores que allí estábamos. Incluso Jairo lo dijo (“Gracias por traer a los niños a los conciertos, ¡ya está bien de tanto fútbol, coño!”). Le dio tiempo a felicitar varios cumpleaños y a conseguir momentos del más absoluto silencio y recogimiento. Sin duda, un concierto redondo el que nos regaló.

Tuvo tiempo Depedro de firmar y hacerse fotos con todo el que quiso y de concedernos una entrevista en la que habló de la importancia de la historia, de romper fronteras, de aceptar mezclas, de África y de su abuelo, quien desgraciadamente no llegó a verle tocar la guitarra con tanta maestría como demostró en Cascante. Curtido en mil proyectos, de aquí se colaba en el Circo Price de Madrid y, en tres días, volaba a México. No obstante, se mostró en todo momento tan a gusto y cercano como si fuera otro vecino más.

Ay, pero la fiesta matinal no terminó aquí. Nadie quería irse y, menos mal, porque la energía de los temazos de Dj Néstor nos transportaron a una atmósfera de baile y diversión. La exquisita selección de nuestro dj local, que no se deja un éxito de los 90 o 00 en el tintero, hizo las delicias de los asistentes que disfrutaron también de la tarta de Jesús Pinilla, el abuelo de Estaciones Sonoras, que cumplía años en su evento favorito. ¡Felicidades otra vez desde aquí, Jesús!

La mañana terminó entre lluvia y sol, llenando el buche con las hamburguesas de chuletón de la foodtruck “The way” que acabaron por llevarnos al cielo.

Aunque la lluvia seguía con nosotros, no echó atrás a las más de 80 personas que llenaron de calor la Casa de Cultura para escuchar a nuestro siguiente invitado, el periodista deportivo Paco Caro. Caro, el sonido del balonmano en nuestro país desde RTVE, compartió con nosotros sus inicios en Radio Marca, su paso a la televisión y sus mayores logros como comentarista deportivo. En todo momento, el humor fue el hilo conductor de la charla. Su cercanía al narrar momentos tan importantes como el triunfo de la Selección Española de Balonmano en el último europeo nos hizo vivir esos momentos de nuevo. Se llevó la ovación cerrada del público y también sabemos que una entrada para Estaciones Sonoras Primavera que compró antes de irse. ¡Quedó encantado con el trato recibido en Cascante!

La tarde noche se nos echó encima y, armados de paraguas y chubasqueros, nos echamos a la calle a disfrutar de la “Ronda Gastronómica y Social” por los bares de nuestra ciudad. Por fin “ir a hacer la ronda” tiene un nombre como se merece… ¡y no defraudó! No cabía un alfiler en ninguno de los bares que llenaban sus barras de pinchos elaborados para la ocasión: La Tinaja, Bodega Ibarra, Bar Cooperativa, Bar El Lechuguero, Bar La Luna, Taberna Dionisio, La Luna y La Primera Parada. Productos y vinos de Cascante, risas y brindis de ilusión. De nuevo, otro momento de convivencia con los foráneos y de reencuentro con los locales. Desde Estaciones Sonoras creemos que estos momentos son los que merecen atesorarse en la vida. ¡Salud!

Al mismo tiempo, la Sala Retroarcade continuaba abarrotaba, llena de amigos, familia y el entretenimiento de recuerdos.

Nos quedaba ya prepararnos para el concierto de la noche en el auditorio. Ahora la lluvia era intensa pero aún había quién se paraba a echar otra hamburguesa en el foodtruck “The way”. El hall del Centro Cultural Avenida, engalanado para la ocasión, recibía a los asistentes con champán y chocolate, en otra ocasión para el disfrute de la amistad y el amor. El champán calentó los cuerpos y la conversación los corazones.

Con algo de retraso debido a una prueba de sonido intensa, salió Soleá Morente al escenario. Su presencia, arrebatadora y frágil a partes iguales, lo mismo enmudecía al respetable que lo arrastraba por palmas. Morente, que se considera “flamenca” pero no “cantaora”, empieza el concierto… como cantaora. Se siente tan a gusto que se arranca por lo más puro, como nunca antes ha hecho. ¡Atónitos asistimos a esta privilegiada cita!

Después, la granaína-madrileña nos lleva en volandas por su primer trabajo, “Tendrá que haber un camino”, y por las nuevas canciones que configurarán “Eclíptica”, el nuevo que verá la luz en primavera. Nacida entre artistas (su padre era el inefable Enrique Morente) y adoptada musicalmente por lo más excelso de la escena granadina (Los Planetas, Lagartija Nick), Morente ha encontrado su sitio en la escena con voz  y presencia propias.

Espectaculares fotografías de Soleá Morente, obra de Cristina Mesquita Fotografía. Imágenes tomadas el pasado 3 de…

Posted by Estaciones Sonoras on Sunday, February 4, 2018

Una banda solvente y entregada hizo el resto en el auditorio de Cascante, que se meció por bulerías, indie y, sobre todo, por Soleá. La artista reconocería después en sus redes sociales que este ha sido un concierto memorable para ella. Difícil entonces explicar lo que significó para las 280 almas que abarrotaron la sala. Algunos tuvimos la oportunidad de decírselo en la afterparty de Estaciones Sonoras, a la que Soleá acudió con sus músicos, tan cercana y sonriente como la que más. ¡Ole, ole y gracias!

Aquí vemos algunas imágenes del “microcante” o estreno como cantaora de Morente. Ella misma recalcó que “era la primera vez” que lo había en directo y que “no sabía” si algo así volvería a repetirse. La emoción y la entrega del respetable estuvo a la altura. Lo recordaremos siempre.

La euforia se vio reflejada también en los camerinos.

Dicen que lo que pasa en la noche se ha de quedar en la noche, pero hay cosas que debemos contar. Y es que la fiesta que nos brindaron el Pub La Luna y el Mesón Ibarra son dignas de mención y de recuerdo. Los djs Yahaira y Valdi-Go quemaron las pistas de baile con “trallazos” varios que hicieron las delicias de los bailongos y los acodados en la barra, que para todos se pincha.

Altas horas de la madrugada eran cuando Cascante recuperaba el silencio, en el que aún resonaban los ecos de los momentos compartidos en Estaciones Sonoras Invierno. Aunque poco durará este mutis, pues la edición de Primavera está ya en marcha.

Florece el almendro, nieve o truene. Se acerca la edición de Primavera de Estaciones Sonoras con la misma fuerza inexorable.

Carolina Ruiz Marcos, testigo. Redacción Radio Cierzo

Fotografías que hablan por si solas, que muestran el trabajo profesional de Carlos Osés Resano, éste pasado 3 de Febrero…

Posted by Estaciones Sonoras on Sunday, February 4, 2018

———————————————————————————-

Todas las fotografías son obra de: Cristina Mesquita, Pablo Gómara y Carlos Osés.  Eternamente agradecidos a estos profesionales de la fotografía.

Nos sentimos muy agradecidos también al fiel público de Estaciones Sonoras, a las personas que ayudan, a las empresas y autónomos colaboradores, al Ayuntamiento de Cascante, a la Bodega Malón de Echaide, a los fotógrafos y TV y a todas las personas que hacen que esto sea una realidad. ¡Gracias!

Fotografías que hablan por si solas, que muestran el trabajo profesional de Carlos Osés Resano, éste pasado 3 de Febrero…

Posted by Estaciones Sonoras on Sunday, February 4, 2018

Fotografías que hablan por si solas, que muestran el trabajo profesional de Pablo Gomara Donlo, éste pasado 3 de Febrero…

Posted by Estaciones Sonoras on Monday, February 5, 2018

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, En Cascante, Estaciones Sonoras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s