El Dakar o la vida.

De París a Dakar, de Europa al corazón de África, imposible idear un recorrido más duro. O eso pensábamos, hasta que en el año 2008 las amenazas del grupo terrorista Al Qaeda y la posterior recomendación del Gobierno Francés obligaron a suspender aquella edición y trasladar el Rally a Sudámerica. Para el aficionado de a pie el Rally parecía perder encanto sin esa meta en el Lago Rosa de la capital senegalesa, si bien es cierto que la dureza del trazado ha alcanzado cotas insospechadas en las últimas ediciones. Si durante las 30 ediciones desarrolladas en África, 28 personas (19 pilotos y 9 viandantes) perdieron la vida, en las 6 ediciones sudamericanas llevamos ya un total de 13 (8 espectadores por 5 pilotos).

El tema en sí comienza a suscitar polémicas entre los aficionados al mundo del motor. Para muchos, el trazado adquiere una dureza inhumana en su paso por Argentina, Chile, Perú o Bolivia, pero para mi gusto, nunca superior a aquélla edición que cruzó entero el continente Africano con final en Cabo Verde. La mayor afluencia de viandantes en el desierto americano puede explicar la mayor mortalidad de ediciones recientes, que en su mayoría se debe a espectadores o gente que iba de paso. El debate está servido y ya veremos cómo se desarrollan futuras ediciones.

En lo deportivo, lo que interesa en la Cruzeta, este Dakar ha supuesto un éxito sin precedentes para los pilotos españoles, que han conseguido un histórico doblete: victoria para Marc Coma en motos, quien suma su cuarto Rally en una épica pugna con el francés Cyril Despress -que cuenta 5-,  y sobre todo de Nani Roma, que se convierte en el primer español en vencer en Motos y Coches; quién sabe si algún día lo intentará también en camiones. El también español Carlos Sainz protagonizó la anécdota cómica este año, sumando una desdicha más a su serie de catástrofes; tras quedarse sin gasolina y sin dinero, el madrileño tuvo que ser fiado por un gasolinero de la zona, pero se salió en la primera curva al recolocarse el cinturón mientras abandonaba la estación de servicio.

Estos han sido nuestros héroes, sin olvidarnos de nuestra heroína Laia Sanz, quien se ha marcado una actuación para quitarse el sombrero. Sin embargo, en un año en el que más de la mitad de los participantes han abandonado (muchos a causa de la deshidratación) todos los que han cruzado la meta de Valparaíso pueden ser considerados como auténticos semidioses.

dakar-normal-672xXx80-1

Alejandro Ayuso. La Cruzeta de Radio Cierzo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Cruzeta de Radio Cierzo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s