No me toques las pelotas.

El 19 de Julio de 2012, no por sorpresa, pero sí con muchísima amargura para todos los amantes del balonmano navarro, Doroteo Vicente, por entonces presidente del San Antonio, anunciaba que el histórico club, tan laureado años atrás, renunciaba a jugar la Liga Asobal por sus enormes dificultades económicas. Esto no era sino el preludio de lo que acaecería el 28 de Agosto de ese mismo año: en una reunión extraordinaria de su Junta Directiva, se anunciaba que la deuda total del club ascendía a 1,3 millones de €. Los jugadores y demás empleados, con ocho nóminas en impagado por aquel entonces, ya intuían que las iban a pasar canutas para ver un puto duro de todo lo adeudado, al igual que otros acreedores diversos. El 15 de Marzo de este 2013, la última Junta en funciones decidió asumir parte de la deuda, y liquidar oficial y administrativamente la Sociedad Deportiva Cultural San Antonio. Se iba así a la mierda medio siglo de Historia de deporte navarro, con una última década ilusionante repleta de títulos, alcanzando su cima con la Copa de Europa ganada en el Palau al Barça de Valero Rivera. La crisis del ladrillo hizo que la cementera Portland renunciara al patrocinio en 2008. Amaya Sport sólo duró un par de temporadas, con una partida presupuestaria mucho más baja. Por último, una pésima gestión (inflar presupuestos ilusoriamente, y mantener fichas de lujo, sabiendo que no se iban a poder pagar, fue una temeridad inexplicable), y la excesiva dependencia de las subvenciones, fueron factores clave para provocar la caída y muerte del club navarro que más títulos de renombre a nivel nacional e internacional ha dado a esta Comunidad en los últimos 25 años. Qué pena, joder, qué pena. En las instituciones, en las altas esferas, en el Gobierno, en la oposición, nadie hizo nada. Creo que, al menos, merecían un último esfuerzo.

La crisis empezó en el balonmano, pero pronto se ha propagado por otros deportes, infectando a todas las disciplinas que han repartido ilusión por toda la geografía navarra. Sin dejar el deporte balonmanista, la hermana menor del San Antonio, la SD Itxako de Estella -no hace tanto tetracampeona de Liga, campeona de Copa, subcampeona de Europa y principal proveedora de jugadoras a la selección española-, se vio también abocada este pasado Septiembre a renunciar a jugar en la máxima categoría. El caso de desfalco ocurrido en su último patrocinador, Grupo Asfi, acabó por dilapidar el sueño de seguir adelante de las estellicas. Y lo que es peor, acabó también, como con San Antonio, con decenas de humildes trabajadoras y currelas sin cobrar toda la pasta que se les debe aún. Merkatondoa fue escenario de grandes gestas de balonmano femenino. Hoy languidece. Ahora los políticos navarros ya no van a hacerse fotos allí.

El baloncesto no ha escapado a las zarpas de la inacción política y social en el deporte navarro. UNB Obenasa, el proyecto de básket femenino que, desde hace casi una década, aglutinó a los diferentes clubs navarros de esta disciplina, se veía obligado a echar el cierre este pasado Junio, debido a la retirada de su principal patrocinador, la constructora Obenasa, y a la indecente reducción de su subvención por parte del Gobierno de Navarra para esta temporada, en un 33 %. Obenasa no es sólo el equipo de Liga Femenina de 1ª División: son todas las chicas de categorías inferiores, su colaboración con los colegios, con la cantera, con el mero hacer deporte. Su último entrenador, Rubén Lorente, dejaba un claro mensaje en el aire: “También quiero tener unas palabras para las instituciones: Tened cuidado. Si os cargáis el deporte, la sociedad perderá valores importantes”.

Planasa Navarra, el equipo de básket masculino, permanece a duras penas en Adecco Oro (la 2ª categoría tras ACB) gracias al patrocinio de la empresa valtierrana de vegetales. En ciclismo, las cosas parece que pintan mejor, puesto que las estructuras deportivas de Movistar y Caja Rural dependen directamente de la inyección económica de sus patrocinios, y no de la lamentable gestión de mecenazgo del Gobierno de Navarra. Un Gobierno de Navarra/Ayuntamiento de Pamplona que no tuvo reparos en desembolsar 1 millón de € para que la Vuelta a España 2012 saliera de Pamplona (¿dónde está el retorno económico famoso?), pero ha dejado sin subvención a la Vuelta a Navarra, reducida a tan sólo dos días, en plan amateur.

Esto es lo que hay, contribuyentes y contribuyentas. Antes de la moraleja, conviene no dejar pasar por alto que gran responsabilidad del panorama funesto del deporte navarro reside en los propios gestores de los clubs, que no supieron administrar las “vacas gordas” y murieron comiendo “vacas flacas” (tómese esta frase para definir cualquier ámbito actual). Pero es realmente indignante ver cómo el Instituto Navarro de Deporte y Juventud, y las Consejerías de las que depende el Deporte, se han lavado las manos en Navarra ante los problemas que atravesaban los clubs menos pudientes, pero que a su vez defendían e impulsaban deportes minoritarios muy honradamente. Itxako, San Antonio, Obenasa, etc., no han recibido ni un sólo gesto de deferencia para poder reflotar su situación. Contrasta esta situación con, ya no la deferencia, sino el privilegio con el que nuestro querido Osasuna disfruta actualmente, pagando su deuda con Hacienda Navarra en cómodos plazos. Si bien Yolanda Barcina, por pura vergüenza torera, rechazó en febrero de 2012 la petición de Patxi Izco de aplazar la deuda de Osasuna en 75 años, y modificar las condiciones de tributación de IVA e IRPF del club, este pasado 21 de diciembre de 2012, Miguel Archanco mostraba orgulloso el acuerdo que había alcanzado Osasuna con Gobierno de Navarra para estirar hasta los 10 años el plazo de pago de la deuda de 29 millones de € -40 millones € con los intereses de demora- del club rojillo. Unas cuotas de las que, curiosamente, no se indicaba ni cantidad ni modo de pago. Facilidades, vamos, como a cualquier empresa navarra, vaya… ja ja ja. Díganle ustedes al gerente de cualquier S.L. liquidada recientemente qué les parece esto. Menos mal que ya vuelve a ser Sadar, algo es algo.

Éste no es un artículo contra el Club Atlético Osasuna. Me limito a hablar de lo que conozco, de lo más cercano. Y lo que veo es una situación de enorme desigualdad, de increible injusticia, donde se ha despreciado el trabajo de muchos años de muchas personas en clubes multideportivos, dejándolos de lado, remitiéndose a la única excusa de “la crisis” por parte del Gobierno navarro. Un Gobierno navarro que no ha tenido reparos en construir el mastodóntico Reyno de Navarra Arena. Vaya usted a saber quién va a competir ahí. X millones de € a la basura. A ver con quién nos echamos la foto ahora, políticos (todos).

1342695799_996068_1342696727_noticia_grande

Joseba Guardia. La Cruzeta de Radio Cierzo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Cruzeta de Radio Cierzo, Subcomisión de investigación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s