Historia sagrada del fútbol cascantino, por Iñaki Antón.

Radio Cierzo nació como una radio pública, abierta a todo el mundo. Esa es su principal seña de identidad. Contenidos que pudieran ser “escuchables” y “disfrutables” para tod@s, y más allá de esto, que todo aquel o aquella que quisiera, viniera a colaborar con nosotros, escribiendo, radiando, comentando… Hoy presentamos una de éstas colaboraciones. Un nuevo espacio en Radio Cierzo. Iñaki Antón Arriazu, “Barillero” para todos los que le queremos y apreciamos, va a tener un espacio periódico en nuestra web, donde nos contará vida, Historia, deporte, sociedad, Música…

Esta semana, dada la Final que esta tarde de sábado disputa el Club Deportivo Aluvión, no podía comenzar con otra cosa. Historia sagrada del deporte cascantino. Que lo disfrutéis. Gracias, Iñaki.

“Hay que remontarse a la década de los 70 para asemejarse a la situación que se vivirá este domingo en el estadio Luis Bertol de Funes. Los tiempos en los que el Barça, con un holandés espigado y eléctrico, de nombre Johan Cruyff, se batía en cobre contra la historia de un Real Madrid que dominaba el campeonato local con puño de hierro. En los que el fútbol español, huérfano de glorias internacionales, contemplaba como el fútbol total de la Naranja Mecánica maravillaba al mundo entero por su dinámismo y creatividad, o como la Alemania de Beckenbauer dominaba el fútbol gracias a su arrolladora condición física. Eran tiempos en los que el televisor todavía no borboteaba fútbol por los cuatro costados, el antiguo campo de fútbol de San Francisco Javier servía como centro de reunión los domingos, y la basílica de la Virgen del Romero ejercía de omnipresente testigo de las hazañas de un club que vivía una de sus épocas de mayor esplendor. Los jugadores, curtidos y bravos, domaban la salvaje tierra del piso con la habilidad del más elegante bailarín. Como decía Carlos Guardia, “jugar a fútbol es como bailar”. Eran otros tiempos, en los que el fútbol era pura pasión, alejado de la parafernalia actual.

Precisamente, el año en que el Barça ganó una Liga tras años de ostracismo y la Alemania de Muller y Franz “el Kaiser” Beckenbauer torpedeaban las aspiraciones de Holanda en el Mundial en el que los primeros ejercían de anfitriones, el Club Deportivo Aluvión escribió una de sus páginas doradas. Corría el año 1974 cuando el equipo cascantino se plantaba en la final de la Copa Primavera, organizada por la Federación Navarra de Fútbol. Un hecho sin precedentes, que sé disputó en el campo de El Palomar de Villafranca, venciendo nuestro equipo por 1 a 0, gol conseguido por el jugador tudelano Mariano López, “Trallero”.

Años más tarde, ese mismo en que la Argentina de Kempes abrazaba la gloria en un Mundial que se le escurría a la eterna Holanda, ya sin Cruyff, el Estadio José Antonio Elola, centro neurálgico del fútbol ribero, se erigía como marco inmejorable para otra brillante página del fútbol cascantino. Era 1978, año en el que se implantaba la Constitución, último paso de la denominada Transición. Dos equipos luchaban por el trono de mejor equipo del Campeonato navarro de Aficionados, por un lado el Aluvión y por otro, el Beti Casedano. Tudela vestía sus mejores galas en una tarde primaveral que todavía es recordada por muchos que la vivieron en sus carnes. El partido, igualado en sus compases iniciales, fue desnivelado por uno de los jugadores con más categoría que ha habido en la historia del Aluvión, Carlos Guardia “El gato”. Tras los 90 minutos reglamentarios, el Elola era testigo de la proeza de un equipo entre los que se contaban Arilla, Gato, Briñas, Chavarri, Fraguas, De Miguel, Pólvora o los barilleros Gómez, Emilio y Zardoya. Los cascantinos se habían proclamado, de nuevo, campeones de Navarra aficionados, lo que les otorgaba el derecho a disputar el Campeonato Nacional.

Tras los éxitos logrados durante esa década, el tiempo, impaciente por naturaleza, peregrinó inexorablemente hasta épocas recientes. Si bien son contadas las hazañas del Aluvión en este espacio de tiempo, el ascenso a Tercera División emerge como la hazaña más grande de todos sus años de historia. Fue algo milagroso que aunó a todo el pueblo en un sentimiento de alegría y forofismo que se alargó durante las primeras temporadas en la categoría. En parte, gracias a uno de sus jugadores más carismáticos, Ángel Falces.

Con todo el peso de la historia en la camiseta, los nervios no aminoran la moral de un equipo que está predestinado a escribir una nueva página en la historia del Club Deportivo Aluvión porque la historia no solamente la escriben los que ganan sino los que llevan el nombre de un equipo, con honor, hasta lo más alto de sus posibilidades. A veces en la vida hay que tocar fondo para comenzar una brillante andadura y en esas se encontraba este equipo durante la temporada pasada hasta que la determinación de estos jugadores ha aupado al equipo hacia una oportunidad histórica. Por ello no quiero más que desearles lo mejor este fin de semana y que todos seamos partícipes de una gran fiesta del fútbol. Otra más.

Iñaki Antón Arriazu. Radio Cierzo.

Scan00021048686_414688078646783_2031648871_o

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Qué pasa en Cascante?, La Cruzeta de Radio Cierzo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Historia sagrada del fútbol cascantino, por Iñaki Antón.

  1. el gato electrico dijo:

    El mítico Carlos Guardia “El Gato”: “Jugar al fútbol es como bailar.”

  2. Pues al Sobrino lo de Bailar se le da de vicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s