Cascantin@s por el Mundo: Beatriz Celaya desde Australia.

Hoy martes, 25 de junio, después de asar sardinas, y cantar y bailar alrededor de las hogueras de San Juan, os traemos un nuevo episodio de “Cascantin@s por el Mundo” que, bajo nuestro punto de vista, es una de las visitas más especiales que hemos recibido en Radio Cierzo desde que comenzamos con esta sección. La vecina que hoy aparece en la ventana de Radio Cierzo supone un salto de miles de kilómetros en la Tierra, conocer una cultura y unas costumbres muy diferentes y particulares a las nuestras, y ver que un cambio en la vida, un rumbo nuevo, por el tiempo que sea, es posible en cualquier día y momento.

Hoy nos visita Bea Celaya, cascantina de toda la vida, integrante de la Peña “El Fuerte”, y que, sin más dilación, va a pasar a contarnos unas cuantas cosas. ¡Un abrazo muy fuerte desde Radio Cierzo y desde Cascante, Bea!

“Australia es un país enorme. No te das cuenta de lo grande que es, hasta que no vienes aquí. Para que os hagaís una pequena idea, cruzar Australia de punta a punta, de Perth a Brisbane, son más de 4 horas de avión.

Yo estoy viviendo en Gold Coast, que es una ciudad totalmente turística, con una playa impresionante de 70 km de longitud. Aunque ahora es invierno, puedes disfrutar del Sol y playa durante todo el año.

Mi rutina consiste, básicamente, en ir 5 horas a la Escuela, comer tras las clases, terminar la jornada a las 15:15, y luego, poco más se puede hacer, porque a las 17:30 es de noche, y sobre las 18:00 es la hora de cenar, todo muy británico. Así pues, la gente madruga mucho, ya que para las 6:00 ya ha salido el Sol; me sorprendió que, a esa hora, hay un montón de gente en la playa, en la calle, en el parque, paseando, corriendo, haciendo “Power Tono”, etc. La gente australiana tiene mucho culto al cuerpo, y sobre todo, son grandes amantes de los tatuajes.

El nivel de vida, por ejemplo, en cuanto a salario, es semanal (los sueldos se cobran a la semana), tal y como ocurre en Inglaterra, y en general, podría decirse que los productos básicos son caros, es muy caro todo. Mi primera pinta me costo 10,50$ australianos (9 €, más o menos). Luego ya fui conociendo promociones, y bares, donde se paga menos. Y la comida también es muy cara. Es más barato el calzado y la ropa, por ejemplo, pero son bastante horteras… Eso sí, los salarios son altos en general, como mínimo, pueden alcanzar, de media, los 20$ australianos por hora.

Me sorprendió que muchísima gente va descalza por la calle, Gold Coast es una ciudad muy limpia, aunque cuesta encontrar papeleras. Como he comentado anteriormente, tienen auténtica devoción por el surf y los tatuajes. Al hacer todo el año buen tiempo, el carácter de la gente es muy agradable y alegre, y, por ejemplo, hay multitud de lugares con servicios públicos con duchas, muy limpios, para preparar “BBQ” (barbacoas). Aquí todo se celebra con barbacoas.

Al ser una ciudad turística, hay muchos restaurantes, y muchos estudiantes, por lo que nos enconstramos una gran variedad de nacionalidades, pero predominan con rotundidad los asiáticos.

Es un país ideal para vivir, porque el ritmo de vida es de relax total, nadie se estresa. Lo negativo es que es un país con muchísimas leyes y normas: no se puede beber en la calle, ni en sitios públicos, hay zonas restringidas para casi todo, y para entrar con el visado, es todo un mundo, complejo y aparte: dependiendo del visado, puedes trabajar o no, disfrutar de unos meses de vacaciones, horas de trabajo, etc. Yo creo que, entre otras cosas, por esto último, está tan bien cuidado, y tiene una alta calidad de vida. Es un buen destino para quedarse a vivir.

Me sorprendió mucho cómo respetan a los perros: no encuentras ninguno solo por la calle. Es curioso para mí, porque yo tengo miedo a los perros, pero ha sido llegar a Australia, y desaparecereste este terror. Estoy viviendo en una casa con un perro, y estoy encantada con él. Me ha tocado encontrarme con más “chuchos” en la playa o en otras casas, y me siento muy tranquila, ya que están tan bien cuidados, que respetan a la gente mucho, y son muy tranquilos. Eso sí, se tiene que pagar mucho por registralos, y si se pierde, se tiene que pagar un montón para recuperarlo.

En cuanto a la fiesta, imagínate… Al haber tantos estudiantes, hay fiestas todos los días. Los martes es el día de “Ladies”, así que puedo entrar y beber gratis toda la noche. La música es bastante mala,  bajo mi punto de vista: para que os hagaís una idea, me recordó al verano 2003 en Salou. Aunque también hay bares con música en directo, que están mucho mejor.

Para acabar, tengo que decíos que yo vuelvo ya pronto. Es una pena, no me apetece volver, pero con el visado tengo problemas, así que me conviene más volver a España, y solicitar uno nuevo. Así que ésta semana estoy ya allí, pero con ganas de volver a contaos cosas de Australia. Espero que os haya gustado mi historia australiana.

¡Un saludo!”

Bea Celaya.

2013-06-16 12.00.36

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cascantin@s por el Mundo, En el Mundo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s