Firma invitada: “La consciencia de 2012”, por David Lasheras.

Hoy, ya en el 2013, rescatamos un texto que, con mucho gusto, y con gran ilusión por nuestra parte, nos regaló nuestro vecino y amigo David Lasheras Foncillas; una interesante reflexión acerca de la especie humana, del 2012, y de otros muchos años atrás como el que hace días dejamos, que versa sobre la condición del ser humano para cuidar y para cuidarse, para mimar y para mimarse, para pensar y para pensarse. Es un placer para nosotros abrir esta tribuna que, como podéis imaginar, está disponible para todos aquellos que queráis escribir, y más tarde contarnos con palabras con buen chorro de voz, todo aquello que os inquiete e interese.

19 de diciembre de 2012, el “fin del mundo” predicho por los Mayas para el 21 de diciembre se acerca. Y como en muchas otras ocasiones, pasará y al día siguiente seguiremos adelante con una nueva fecha para el tan ansiado, por algunos, final de los tiempos. Pero desde aquí quiero hacer una llamada de atención a todo el mundo. Primero, aclarando que los Mayas no dijeron que el mundo se acabara, sino que terminaba una era, exactamente de 5125 años, su era, y hasta ahora, la nuestra, la edad del hombre de maíz. Finalizaba así su cuenta más larga de tiempo y comenzaba otra nueva; no se referían a un fin de los tiempos desde la visión occidental en el que vemos un apocalipsis con grandes catástrofes y la desaparición de la raza humana. Tomaban el tiempo desde una forma cíclica y después de un fin había un nuevo comienzo. Por otra parte, es cierto que a lo largo de la Historia de la Tierra han caído grandes asteroides, glaciaciones, erupciones volcánicas, … que han provocado grandes extinciones en masa, y es probable que antes o después nos toque a la raza humana hacer frente a un problema de esa magnitud.

Pero me gustaría hacerles ver que los únicos que estamos provocando el Fin del Mundo en mayor o menor medida, somos nosotros. El mundo actual va tan rápido que actuamos de una forma estereotipada y de acuerdo a unas normas que se nos han dado, se dificulta el hecho de pensar por uno mismo, ya que no se tiene tiempo, sólo actuamos (la mayoría del tiempo) en favor de nuestros intereses, en mirar el bolsillo más que a las personas, se nos han olvidado valores como el respeto, la educación y el compañerismo, y por no tener, no tenemos tiempo ni para ver si realmente somos felices. Y visto lo visto, este camino que llevamos no nos conduce más que a (reflexionen y elijan ustedes): 1 – A una dictadura mundial a manos de los mercados, de los señores detrás de la cortina o de quien sea; lo que es seguro es que la mayoría de las personas no creo que estén muy felices; 2 – A un retroceso de 3.000 años, y volver a vivir de lo que nos da la tierra y de las pequeñas transacciones; 3 – (Es por la que yo me inclino) Por un cambio a nivel psicológico de las personas; está claro que es un cambio que no se produce de la noche a la mañana, pero yo como los Mayas creo que ese cambio es posible, y quiero dar esperanza e ilusión en estos tiempos que corren, ya que andamos algo escasos, y creo que se puede mejorar las cosas. ¿Cómo? Eso sí que es un misterio, pero desde luego, no siguiendo por el mismo camino.

Creo que la mayoría de las personas son buenas y no nos tenemos que dejar llevar por gente que destaca por su ausencia de escrúpulos, debemos dejar de lado al ser humano egoísta, agresivo y orgulloso que todos llevamos dentro, y dar paso a los valores que realmente nos hicieron diferenciarnos de los animales, sobre todo, los valores morales que nos dicen qué está bien y qué está mal, ya que todos desde bien pequeños sabemos qué es bueno y qué es malo; por eso os animo a que cuando tengamos que tomar una decisión, pensemos 10 segundos y nos decidamos por lo que está bien, la que sea más adecuada éticamente. Que nos demos un poco de tiempo para pensar en nosotros, que nos preguntemos qué tal estamos, para así frenar un poco y conocernos mejor. Podríamos decir muchísimas cosas, pero no valdría para nada, ya que en realidad, cada uno sabe lo que debería de hacer o haber hecho en un momento dado, y está claro que escribirlo es muchísimo más sencillo que llevarlo a la practica en el mundo real, y más aún porque muchos querrán comernos y pasarnos por encima.

Os pido que no desesperéis, ya que juntos podemos hacer que esa pequeña mota de polvo azul dentro de nuestra galaxia sea un lugar mejor, y puesto que de momento no tenemos ningún otro sitio mejor a donde ir, creo que merece la pena hacer un esfuerzo. Siempre los grandes cambios han comenzado a forjarse desde los cimientos.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

Un saludo, David Lasheras Foncillas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, En el Mundo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Firma invitada: “La consciencia de 2012”, por David Lasheras.

  1. Sierga dijo:

    Gran visión del universo de nuestro amigo, mi más sincera enhorabuena para tí.

    P.D: Temazo de los buenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s