Cascantin@s por el Mundo: Iñaki Antón desde República Checa.

Ilusionante esta nueva entrega de “Cascantin@s por el Mundo”, que amplía sus fronteras para contactar con un hermano de la vecina Barillas; tanto tiempo lleva con nosotros en Cascante que se ha convertido en uno más el hijo de Antón el Maestro. Para continuar con esta sección, hoy Iñaki nos contará sus vivencias y sensaciones durante los meses que lleva viviendo en una ciudad de la República Checa, dentro de su año de Erasmus en el que tanto está disfrutando. Sin más, con él os dejamos.

Siempre que recuerdo el inicio de esta aventura me viene a la mente el Pobre de Mí de las fiestas de Cascante. Mis obligaciones como “buen estudiante” no me impidieron poder vivirlo por primera vez y hacerme llegar a la conclusión de que si no es uno de los mejores días, es de los más locos. Las expresiones de la gente se ven secuestradas por los sentimientos que les invaden. Por un lado los que intentan aferrarse a las últimas horas, minutos y segundos, agotando las últimas dosis de humor y creatividad, y por otro los que se resignan a que el Pobre de Mí se lleve de un plumazo la vitalidad del verano y los suman en la rutina. En mi caso, se apoderó de mí la bipolaridad, la alegría de los últimos días con todos los amigos y conocidos, con el nerviosismo ante la percepción de que la incertidumbre se apoderaba de mi destino.

Finalmente llego el 20 de Septiembre, día que había sido marcado como objetivo muchos meses antes y sobre el que se arremolinaban todas mis futuras expectativas. La primera impresión fue caótica, puesto que no es fácil llegar a Praga, manejarte con soltura mientras escuchas a todo el mundo hablar una lengua que no diferenciarías de la de algunos cascantinos ilustres a ciertas horas de la madrugada, y conseguir llegar a buen puerto. A pesar de todo conseguí llegar a České Budějovice, sano y salvo, y con la “moquita colgando”, porque la diferencia con Barcelona era de unos 20 grados. Una vez instalado en el campus, en una de sus cuatro residencias, todo comenzó a ir rodado. Comencé la Universidad, hice mi gran grupo de amigos Erasmus y empezamos a descubrir la ciudad.

České Budějovice, en alemán Budweis, no es una ciudad muy grande, de alrededor de 100.000 habitantes, que se encuentra situada en la región de Bohemia del Sur. Destaca por dar el nombre a una de las cervezas más famosas en el mundo y porque posee una preciosa plaza, con forma de tablero de ajedrez, de 1 Ha de extensión. Es una ciudad con un centro histórico medieval que se aglutina alrededor de la plaza del fundador de la ciudad, Přemysl Otakar II, y que refleja el esplendor de Bohemia tanto en la Edad Media como en el Imperio Austrohúngaro. Una de las cosas más llamativas de la ciudad es cómo se refleja la historia en los edificios e infraestructuras puesto que en el centro pareces estar viviendo en una ciudad adoquinada, de viviendas bajas, suntuosas y de notable arquitectura propia de la Edad Media, mientras que en las afueras se observan los sólidos e inexpresivos bloques simétricos de viviendas soviéticas, aderezados con pinceladas para dar un poco de heterogeneidad a la monotonía estructural.

En general la ciudad está bastante bien, tiene muchísimos bares y restaurantes a precios muy económicos (4 euros cenar y 1 euro la cerveza de medio litro) lo que favorece el desarrollo del deporte nacional, que es beber cerveza. La República checa tiene el mayor consumo de cerveza del mundo, 161 litros por persona al año, y, sorpresa, los alemanes son segundos a casi 50 litros. No hay que ser muy listo para darse cuenta que si hay gente que no bebe mucho, tiene que haber otros a los que les guste más hacer eses que andar recto. De todas maneras, nosotros también contribuimos, porque un Erasmus sin alcohol es como Frodo sin el anillo, está perdido.

En cuanto a las aficiones de la gente, suele ser muy común ver el hockey sobre hielo y sobre todo las ligas de fútbol de España y Alemania, porque la checa doy fe que es peor que un Rada-Melidés (Rada siempre estará en el corazón del 1ª Regional). También les gusta salir de fiesta, pero tienen un concepto muy diferente al de España, puesto que no celebran cada fin de semana, día festivo o una simple celebración de algo como si la profecía maya del fin del mundo estuviera esperando a la vuelta de la esquina. Es más común el salir a tomar algo alrededor de una mesa que el acaparar la pista de baile haciendo mil fechorías como hacemos nosotros. Aunque pensándolo bien esa es una de las razones por la que los españoles en general tenemos la fama de fiesteros, impuntuales y vagos. Hay una anécdota que resume muy bien el sentir de la gente en cuanto a los españoles. En la fiesta bienvenida del Erasmus estaba todo el mundo tranquilo después de cenar, empezamos a poner “la Macarena” y otras muchas más del cancionero popular patrio, y otro compañero Erasmus se acercó a un amigo mío y le dijo: “Los españoles nunca defraudáis”. Si es bueno o no, es muy subjetivo y no quiero meterme en esos asuntos, pero lo que si que nos pone a los pies de los caballos es el Spanglish con el que nos comunicamos, en mi caso aliñado con el acento ribereño. Si piensas que sabes inglés, olvídate, porque siempre habrá un francés, alemán o checo que te recuerde que no sabes nada… Por lo menos en cuanto a pronunciación se refiere. Eso sí, la fluidez al final se consigue, y si es con dos cervezas encima, se acentúa.

Lo mejor de estos meses, sin duda, es la convivencia con personas de otros países, el compartir su cultura y aprender las burradas propias de cada idioma para ocasiones de urgencia extrema. Quién me iba a decir a mí que iba a tener la posibilidad de compartir piso-residencia con personas con culturas tan diferente entre sí (un nigeriano, un peruano, un serbio y yo) y de poder compartir días de fiesta, clases o reuniones con gente de sitios como Alemania, Francia, Nepal, Afganistán, Kazajstán (sólo conocía a Borat), Chile, Rusia, Turquía o Japón. Con los checos también intentamos relacionarnos pero es más difícil, porque les cuesta menos beber cerveza que sonreír y las checas son más simpáticas aunque distan mucho de la espontaneidad y alegría a la que estamos acostumbrados en España. Eso sí, para todos aquellos que me preguntáis por ellas, la verdad que sí que son guapas. Depende de las personas, pero la gente de aquí es menos extrovertida que en España, pero muy amables y civilizados, ya que siempre hay alguna persona dispuesta a ayudarte para lo que necesites.

Otro aspecto a destacar, y para mí de los más importantes, son los viajes a otras zonas de Europa como Budapest, Bratislava, Linz y en breves Helsinki para ver a mi novia. Además, siempre tenemos el comodín de Praga, para ir a pasar un fin de semana de marcha o simplemente ver la ciudad, porque aquí los trenes son muy baratos y nos permiten movernos con facilidad.

La verdad que la vida aquí no me va nada mal. Los días que sucedieron al Pobre de Mí llegaron a ser un torbellino de pensamientos y sobre todo sentimientos enfrentados. Sabía que era una experiencia única, que no muchas personas pueden disfrutar, pero que al fin y al cabo te va a reportar un conocimiento del mundo y la vida mucho mayor que estando siempre en tu mismo radio de acción. Siempre se echa de menos a todas aquellas personas que dejas atrás; sin embargo, el tiempo, fiel compañero de viaje, siempre acaba juzgando las decisiones que tomamos, y ésta ha sido una de las mejores de mi vida. Por ello quiero animar a todo el mundo que esté pensando lo mismo a que lo haga sin ningún miedo. Tenéis el ejemplo de Diego, Alberto, y otros muchos más que aparecerán las próximas semanas, y otros muchos que están ya entre vosotros y lo han disfrutado.

Un abrazo para todos los que estáis fuera como yo, a mis amigos los Pedro Mayo y mi novia Leire y a todo Cascante en general. También quiero dar la enhorabuena a Radio Cierzo y sus componentes por el proyecto que han comenzado y por hacerles sentir un poco más cerca de casa a todos aquellos que están fuera pero tienen a Cascante en el corazón.

Iñaki Antón Arriazu

Redacción Radio Cierzo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cascantin@s por el Mundo, En el Mundo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cascantin@s por el Mundo: Iñaki Antón desde República Checa.

  1. Alejandro Ayuso dijo:

    Esa foto es en Budapest mamón, por ahi salgo yo a correr todas las semanas

  2. Ester dijo:

    Hola Iñaki, ya veo que estas muy bien… la verdad es que tiene que estar muy satisfecho tu padre “el profe Anton” de lo bien que te expresas… disfruta mucho y como buena madre, aprovecha el tiempo que no se cuando te ves en otra como esta. Un besazo
    Ester .

    • Iñaki dijo:

      No sé, no sé. Le tendré que pasar el reportaje para ver qué dice. Jaja. Gracias Ester. La verdad que estoy muy contento e intentando aprovechar todo lo que puedo. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s